La importancia de lavarnos las manos





Desde pequeños, una de las cuestiones que nos han enseñado desde edad temprana, es a lavarnos las manos, pero más de alguna vez nos hemos preguntado ¿Para qué?


Las manos, como todo nuestro cuerpo está recubierto por piel y en ella viven de manera natural una gran cantidad de microorganismos (bacterias, virus, hongos, parásitos). Se puede decir que existen dos tipos de flora ( microorganismos)


Habitual: Microorganismos propios de la piel.
Transitoria: Microorganismos que se adquieren por tocar objetos contaminados



Una de las medidas que ha cambiado de manera radical la vida de millones de personas es algo tan simple como un lavado de manos adecuado. Actualmente en la pandemia causada por SARS-CoV-2 o COVID 19, es una de las medidas fundamentales para la prevención del virus junto a la medida de la distancia social y uso de mascarilla. Independientemente de la pandemia, existen momentos imprescindibles para el lavado de manos:


  1. Antes, durante y después de preparar alimentos

  2. Antes de comer

  3. Antes y después de cuidar a alguien en su casa que tenga vómitos o diarrea

  4. Antes y después de tratar una cortadura o una herida

  5. Después de ir al baño

  6. Después de cambiar pañales o limpiar a un niño que haya ido al baño

  7. Después de sonarse la nariz, toser o estornudar

  8. Después de tocar a un animal, alimento para animales o excrementos de animales

  9. Después de manipular alimentos o golosinas para mascotas

  10. Después de tocar la basura

CDC, 2020


Haciendo enfasis en COVID 19 :


  1. Después de estar en un lugar público y tocar un artículo o una superficie que otras personas podrían tocar frecuentemente, como las manijas de las puertas, las mesas, los surtidores de gasolina, los carritos para las compras, las pantallas o cajas registradoras electrónicas, etc.

  2. Antes de tocarse los ojos, la nariz o la boca porque así es como entran los microbios al cuerpo.


¿Cómo realizar un lavado de manos correcto?





  1. Mójese las manos con agua corriente limpia (tibia o fría), cierre el grifo y enjabónese las manos.

  2. Frótese las manos con el jabón hasta que haga espuma. Frótese la espuma por el dorso de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas.

  3. Restriéguese las manos durante al menos 20 segundos. ¿Necesita algo para medir el tiempo? Tararee dos veces la canción de “Feliz cumpleaños” de principio a fin.

  4. Enjuáguese bien las manos con agua corriente limpia.

  5. Séqueselas con una toalla limpia o al aire.

Si tiene alguna duda, consulte a su médico de confianza.




27 vistas

© 2020  Dr Jorge Huerta Preciado.